Compartimos el discurso de Silvio Micali en la aceptación del premio a la trayectoria de ISSNAF

El 9 de diciembre de 2021, la Fundación de Científicos y Académicos Italianos en América del Norte (ISSNAF), anunció a Silvio Micali como el destinatario del premio 2021 “Lifetime Achievement Award”. El galardón reconoce a personas destacadas de origen italiano que, gracias a su espíritu pionero y compromiso de por vida, han honrado a su país de origen y brindado una contribución significativa a la investigación, el liderazgo y la tutoría en cualquier campo. A continuación se muestra la transcripción del discurso de aceptación de Silvio.

Transcripción del discurso completo

Estimado Embajador Zappia, Presidente Zuffada, Profesor Salleo: desde Buenos Aires, ¡Buen día para usted y todos los participantes! También le deseo un buen día a su Cónsul en Boston, Federica Sereni, quien tanto contribuye a mantener unida a nuestra comunidad.

Permítanme comenzar agradeciendo a la ISSNAF por el premio Life Achievement. Es un gran honor recibirlo, tanto como italiano o norteamericano. Es un reconocimiento muy especial, porque proviene de una comunidad que verdaderamente comparte las dos experiencias que han definido mi vida: la pasión por el conocimiento y la investigación, además de una vida vivida en dos continentes. 

En mis comentarios, intentaré hacer tres cosas:

  1. Aclarar lo que significa para mí ser parte de nuestra diáspora.
  1. Compartir brevemente mi viaje personal.
  1. Tocar el trabajo científico al que dedico mi vida.

Nuestra diáspora

Al mirar la lista de quienes recibieron el premio “Life Achievement Award” antes que yo, me sorprende el calibre de la empresa en la que estoy y la variedad de disciplinas representadas. Los italianos han jugado un papel importante en el crecimiento de Estados Unidos desde el principio. Nuestra contribución no solo es profunda, también es amplia. 

Como italianos y estadounidenses, ya sean biólogos, matemáticos, ingenieros, juristas, profesionales, etcétera, estamos aprovechando nuestra cultura italiana para abrir nuevos caminos y construir una América y un mundo mejor. Actuar como puente entre Italia y América, elevando el perfil de Italia en el mundo. 

Por eso nunca me gustó la expresión «fuga de cerebros». Exportamos el espíritu italiano. Al trabajar duro y ser apreciado como resultado, realmente aumentamos el valor de la identidad italiana, del made in Italy en un sentido amplio. Y así, en última instancia, nuestra doble ciudadanía aporta un enriquecimiento para todos.

Mi viaje personal

Cada uno de nosotros ha pasado por un largo viaje para llegar hasta aquí. La belleza de los viajes largos es que cada paso, cada cambio que atravesamos, es una oportunidad para enriquecernos, ganar perspectiva y ampliar nuestras mentes.

Mi viaje personal comenzó en Sicilia. Nací en Palermo, pero pasé mi infancia en Agrigento. Estar rodeado por los templos de Agrigento ha tenido una gran influencia en mí. Me mostró que si construyes algo hermoso, será apreciado incluso después de milenios. Luego, mudándome a Roma, pude experimentar formas completamente diferentes de belleza arquitectónica: romana, renacentista, barroca, lo que sea. Entendí que hay diferentes formas de crear una belleza duradera. 

Roma es también donde, durante mis estudios clásicos en la escuela secundaria, me sedujo lo que finalmente me llevó aquí: las MATEMÁTICAS. La geometría euclidiana, en particular, tuvo un tremendo impacto en mí. La comprensión de que la verdad podía deducirse de principios elementales, en lugar de experimentarse directamente, fue MESMERIZANTE. Decidí convertirme en matemático.

Los pasos desde las matemáticas hasta los algoritmos y la computación, fueron una progresión natural. Mientras seguía mi pasión por las matemáticas, tuve la suerte de tener profesores en Roma que, en lugar de tratar de mantenerme allí trabajando con ellos, me animaron a venir a los Estados Unidos para hacer mi doctorado. Estoy seguro de que muchos de ustedes comparten la misma experiencia. Vivir en una nueva cultura, también fue una excelente manera de aprender lo que significa ser italiano.

Mi obra científica

Berkeley es donde me comprometí científicamente con la criptografía. Al igual que los templos de Agrigento, la criptografía existe desde hace mucho tiempo. La palabra en realidad proviene del griego y significa «escritura secreta». La aplicación original de la criptografía era enviar un mensaje a alguien, asegurándose de que sólo el destinatario legítimo pudiera entenderlo. Durante miles de años, la criptografía fue un arte más que una ciencia. Mientras era estudiante de posgrado en Berkley, con mi entonces compañero de estudios Shafi Goldwasser, un colaborador y amigo de toda la vida, comenzamos a convertir la criptografía en una ciencia. 

Lo primero que hicimos fue sentar una base rigurosa. ¿Qué significa que un mensaje cifrado no revela nada, que no revela ninguna información parcial, a menos que esté codificado? Hay innumerables variedades de información parcial que queremos proteger. Por ejemplo, un enemigo no solo debería ser incapaz de decodificar el mensaje en su totalidad, sino que también debería ser incapaz de decir si es un elogio o una crítica. Definir y lograr dicha seguridad matemáticamente fue un gran desafío. La fortuna, dicen, favorece a los preparados. Bueno, en nuestro caso ella debe haber hecho una excepción, porque no estábamos absolutamente PREPARADOS para la tarea. Por lo tanto, me considero doblemente afortunado por haberlo logrado. 

Desde entonces, la criptografía expandió rápidamente su rango de acción, desde la escritura secreta hasta la firma digital, la generación de números pseudoaleatorios, las pruebas interactivas, las pruebas de conocimiento cero, los protocolos seguros… En resumen, se convirtió en una teoría general de la interacción en la presencia de un adversario. Inicialmente, solíamos pensar en un adversario como alguien que quería comprender sus mensajes secretos. Pero un adversario puede adoptar muchas formas. Puede ser alguien que quiera falsificar sus firmas digitales o, más ampliamente, hacerse pasar por usted en Internet. En la generación pseudoaleatoria, es alguien que quiere predecir los bits que genera su computadora. En un sistema de prueba, es alguien que quiere convencerlo de una falsedad. En una elección segura, los votantes interactúan entre sí, sin ningún partido de confianza, para calcular quién es el ganador sin revelar quién votó por quién. Aquí, el adversario es alguien que quiere averiguar por quién se ha emitido un voto individual, o alguien que quiere alterar el resultado correcto de la elección. 

De manera más general, cualquier sistema suficientemente complejo que se ejecute durante un tiempo suficientemente largo, eventualmente se comporta de manera adversa. Dele suficiente tiempo, y lo que puede parecer un simple mal funcionamiento, ocasionalmente se transforma en un adversario malintencionado, capaz de corromper y controlar más partes del sistema. La criptografía ayuda a derrotar al adversario en todos estos escenarios diferentes. En particular, es nuestra mejor forma de garantizar la fiabilidad de nuestros sistemas cada vez más complejos, de los que dependerá cada vez más nuestra supervivencia como especie.

Sorprendentemente, las mismas técnicas para derrotar al adversario en la aplicación de escritura secreta, también funcionan en todos los demás escenarios. Obviamente, hay muchas técnicas matemáticas involucradas. Pero la reina de estas técnicas es la función unidireccional: una función para la que es muy fácil pasar de X a F (x) pero increíblemente difícil volver de F (x) a X. Las funciones unidireccionales son las contrapartes matemáticas de los fenómenos unidireccionales con los que estamos muy familiarizados en nuestra vida diaria. Es muy fácil romper un vaso, pero es más difícil volver a juntarlo. Es fácil revolver un huevo, pero es esencialmente imposible reconstruir el huevo original.

¿Por qué las funciones unidireccionales son tan poderosas? Porque combinan dos opuestos: facilidad y dificultad. Fácil en una dirección, difícil en la otra. Entonces, al aprovechar cuidadosamente la naturaleza opuesta de las funciones unidireccionales, es fácil generar números aleatorios, mientras que es difícil predecirlos. 

Es fácil firmar documentos digitalmente, mientras que es difícil falsificar firmas. Es fácil encriptar un mensaje asegurando que sea fácilmente entendido por su destinatario, mientras que es difícil para un fisgón entender cualquier información parcial sobre el mensaje. Es fácil probar una afirmación verdadera, pero muy difícil probar una falsa.

La última y verdaderamente revolucionaria aplicación de la criptografía es la cadena de bloques. Blockchain es una nueva frontera para la humanidad. Nuestra generación ya ha experimentado la revolución de la comunicación. Necesitábamos estar en persona para poder hablar con alguien, luego llegó el teléfono y pudimos hablar con la gente uno a uno, y ahora, con Facebook y otros canales sociales, podemos enviar un mensaje a millones de personas. Pero blockchain es más que comunicación: es conocimiento compartido

Cuando recibo un mensaje a través de Facebook, no sé quién más lo ve, ni si otras personas ven exactamente el mismo mensaje. Sin embargo, cuando leo algo en la cadena de bloques, sé que lo que leo es lo mismo que todos los demás leen. Para la humanidad, el conocimiento compartido es una novedad tecnológica.

En el nivel más alto, la cadena de bloques es una base de datos distribuida, donde todos pueden escribir una entrada, todos pueden leer lo que se ha escrito y nadie puede alterar el contenido o el orden de lo escrito. Esto ya es increíblemente importante. Elimina la asimetría de la información y garantiza la transparencia. Sin embargo, la cadena de bloques es más que una base de datos estática e incorruptible. Permite todo tipo de transacciones que permanecen seguras, aunque NO estén mediadas por ningún tipo de terceros y la parte con la que realiza la transacción sea deshonesta. Esto es importante, porque los mediadores tradicionales son costosos y no se preocupan ni tienen el incentivo financiero para ayudar a la gente común en sus transacciones ordinarias. Al permitir que cualquier persona realice transacciones de forma segura y a costos nominales, la cadena de bloques desempeñará un papel crucial en la democratización de las finanzas.

Permítanme concluir con un pensamiento final. Estoy recibiendo el premio ISSNAF Life-Achievement Award como científico y como tecnólogo. La tecnología es profundamente humana. Cuando creamos nuestra primera herramienta, nos volvimos más, no menos humanos. Pero también debemos ser conscientes de que el viaje de la humanidad es tortuoso. Para usar Dante, a menudo nos encontramos en una selva oscura, “ché la diritta via era smarrita”

Nos encontramos en un bosque oscuro porque el camino directo se había perdido. No hay duda de que la gente ha construido tecnologías y las ha utilizado para oprimir, para privarnos de nuestra humanidad y privacidad. En estos momentos, la tecnología que nos permite estar en contacto con nuestros amigos, también exige que brindemos nuestra información sobre nosotros mismos. Esto no es aceptable. 

Acepto este premio, como un científico comprometido en construir buena tecnología y usarla para el mejoramiento de la humanidad. Creo y espero que los muchos grandes jóvenes italianos que están comenzando un viaje similar, aquí en América del Norte o en cualquier otro lugar del mundo, hagan lo mismo, en cualquier disciplina que elijan. Les deseo de todo corazón el mejor de los éxitos. 

¡Buena suerte!

Silvio Micali.


Este artículo ha sido escrito originalmente por Algorand en su  «Community Blog» y traducido por AlgoLatam.

Original Article: https://www.algorand.com/resources/algorand-announcements/silvio-micali-shares-acceptance-speech-for-issnaf-lifetime-achievement-award

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.