¿Podrían las computadoras cuánticas destruir las redes blockchain?

Se promocionó la computación cuántica para destruir las redes blockchain y su seguridad. Conozca a los desarrolladores que aseguran de que eso no suceda, y a los inversores que los buscaron.

Promoción sobre la destrucción de técnicas de cifrado

Se ha promocionado la computación cuántica como la destrucción de todas las técnicas de cifrado de datos tal como las conocemos.

Mientras que las computadoras clásicas funcionan en bits, representados a través de ceros o unos, las computadoras cuánticas funcionan en «quibits»: ceros, unos o ambos al mismo tiempo.

Esto le permite pasar rápidamente por el cifrado informático existente (es decir, en lugar de resolver un laberinto intentando cada ruta una vez, una computadora cuántica puede intentar todas las rutas al mismo tiempo).

Esto ha hecho que las redes blockchain (el registro público digital en el que se compran, venden y negocian las criptomonedas), que son conocidas por sus características de seguridad y encriptación, sean increíblemente vulnerables. Una vez que las computadoras cuánticas sean comercialmente viables, potencialmente podrían exponer cientos de miles de millones de dólares en criptomonedas a los ciberdelincuentes.

Algorand a la vanguardia post-cuántica

Pero una blockchain, Algorand, afirma que ya está a la vanguardia. Su director de tecnología, John Woods, dice que la cadena de bloques se encuentra en sus etapas finales de prueba de computación completamente post-cuántica.

¿Pero, cómo? En 2016, el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de EE. UU. (NIST, por sus siglas en inglés) realizó una competencia global y pidió a expertos en tecnología que desarrollaran algoritmos criptográficos que fueran inmunes a los ataques cuánticos. Se ingresaron más de 50 algoritmos diferentes y, después de casi 6 años de inspección y prueba, se seleccionaron algunos como ganadores: Crystals-Dilithium, Falcon y Sphincs+. Estos algoritmos se han convertido en los estándares criptográficos cuánticos más seguros del mundo.

Algorand ha integrado uno de estos algoritmos, Falcon, en sus sistemas. De hecho, varios desarrolladores de Algorand jugaron un papel clave en su creación.

“Es como una trampilla matemática”.

Dice Woods.

Es este tipo de ethos con visión de futuro lo que atrajo a los fundadores de Kiwi y Aussie Meld Ventures, AJ Milne y Michael Cotton, a involucrarse con blockchain y eventualmente financiar 40 proyectos basados ​​en Algorand, cada uno de los cuales sigue en funcionamiento.

Hoy, la pareja cerró Meld Ventures y abrió Optio Capital, una nueva firma de capital de riesgo. Trajeron a un tercer socio y abrieron la inversión a socios limitados para atraer más capital e invertir en más proyectos criptográficos. Todo ello a pesar de la caída en el mercado.

Una idea de oro

El oro está en la sangre de Cotton, teóricamente hablando. Es nieto de Barbara y Des Scanlan, dueño de una de las colecciones de monedas raras más grandes de Australia, y trabajaba en el escritorio de una tienda de monedas con solo 8 años.

Con el tiempo, acumuló su propia colección, que luego cobraría por 80.000 dólares para abrir su propia tienda: Cotton & Co.

Mientras tanto, Milne estaba ocupada siendo empresaria. Se mudó de Nueva Zelanda a Australia en 2005 y, en 2009, fundó su propia firma de inversión, Yenst Management. Pero en 2015, blockchain despertó su interés.

Fue más una cuestión ideológica, eliminar al intermediario. Ya había fundado un mercado entre pares años antes, así que estaba muy interesado en él. Pero el interés en Bitcoin y Ethereum eventualmente se extendería a la perspectiva del oro digital. Por suerte, el amigo en común de Milne y Cotton sugirió que los dos se encontrarán en 2019.

“Seis de nosotros estábamos en una llamada, tuve que detenerme en la autopista y hacerlo en mi teléfono. Fueron unos 75 minutos, solo Michael (Cotton) y yo hablamos. Ni siquiera recuerdo a nadie más en la llamada”.

Dice Milne.

A partir de esa llamada telefónica, nació Meld Gold como una plataforma digital que se integra a la cadena de suministro de oro existente. Los usuarios podrían comprar y vender oro físico, que se representaría como un certificado de oro digital en la plataforma. Un certificado digital Meld Gold equivale a un gramo de oro.

Cotton fue el fundador y Milne actuó como asesor y gerente general. Algorand fue la plataforma elegida para facilitar el intercambio de Meld Gold. Eso se debe a que Cotton y Milne habían escuchado al fundador de Algorand, Silvio Micali, hablar en el MIT sobre cómo su blockchain estaba resolviendo el trilema: descentralizaciones, escalabilidad y seguridad.

“El diseño de Silvio para el trilema es increíble, es un diseño a más largo plazo. Estaban pensando en cosas que ni siquiera estaban en el radar para la mayoría de las cadenas de bloques; la resiliencia cuántica es un ejemplo».

Dice Cotton.

Un año después de la creación de Meld Gold, la pareja vio la oportunidad de construir una empresa de capital de riesgo que respaldara la próxima ola de negocios blockchain en Algorand.

“Vimos una oportunidad de construir negocios desde cero. Simplemente no había suficientes personas construyendo sobre Algorand, y volviendo a nuestros respectivos antecedentes como empresarios, pensamos: Esta es una oportunidad para construir la infraestructura central para respaldar este ecosistema y traer nuevos talentos para apoyar la blockchain».

Dijo Milne.

Después de respaldar 40 proyectos en Algorand, Meld Ventures ahora está cerrado por varias razones. Lo más importante, dice Milne, es que Meld tenía una mentalidad de desarrollo y el negocio estaba cambiando a una mentalidad de crecimiento. Y la pareja había contratado al director financiero, Dustine Pang, por lo que los roles y las responsabilidades cambiaron.

Desafiando al cripto invierno

Uno podría pensar que es un momento interesante para lanzar un fondo dirigido a proyectos criptográficos, dada la recesión en el mercado. En el momento de escribir este artículo, Bitcoin cotizaba un 68% por debajo de su pico de noviembre de 2021. La moneda de Algorand también vale US$ 0,28 por debajo de su pico de US$ 2 en noviembre del año pasado. En total, la capitalización de mercado de Algorand es de alrededor de 2.300 millones de dólares (la de Bitcoin es de 402.000 millones de dólares). Pero Milne y Cotton no se inmutan.

“Siempre es un buen momento para lanzar un fondo”.

Afirma Milne con seguridad.

Lo que es interesante es el cambio en cuanto a los tipos de negocios que se están construyendo, pero también las métricas comerciales que están usando.

En un mercado alcista, se obtienen muchas ideas porque el dinero fluye. En un mercado bajista, que es lo que está sucediendo en los mercados tradicionales y ciertamente en 2023, la mentalidad de los fundadores y emprendedores cambia.

Cotton usa el eufemismo, “Tirar pepinillos a una pared”. En los últimos años, reconoce que ha habido muchas críticas (en otras palabras, fundadores lanzando ideas que no están hechas para durar). La recesión en el mercado ha separado los pepinillos pegajosos de los no tan pegajosos.

“Durante los últimos 4 a 5 años, se han construido algunos proyectos realmente geniales. Ha habido otros que muestran la utilidad y la capacidad de la tecnología, y eso está bien en una etapa de adopción temprana, es decir, el 1% de la población”.

Comenta Milne.

El desafío que tenemos ahora es lograr que llegue al 8% o al 15% de la población. Entonces, blockchain simplemente se normaliza en estos proyectos.


Este artículo ha sido escrito originalmente por Anastasia Santoreneos Australia, publicado en https://www.forbes.com.au y traducido por AlgoLatam.

Original Article: https://www.forbes.com.au/covers/innovation/will-quantum-computers-smash-the-blockchain-maybe-not/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.