DLT y el futuro de las cadenas de bloques públicas

El 27 de mayo de 2021, un panel de expertos discutió el uso de cadenas de bloques públicas para dinero digital y servicios financieros en general, enfocándose en sus características en torno a la tokenización, así como en su posible aplicación en el despliegue de monedas digitales del banco central (CBDC).

Los panelistas fueron:

  • Pietro Grassano, director de soluciones empresariales para Europa, Algorand.
  • Scott Hendry, director especial sénior de tecnología financiera, Banco de Canadá.
  • Hugh Macmillen, director de innovación de Instimatch.
  • Yesika Padilla Yáñez, Directora de Innovación, Banco Davivienda.

El evento fue moderado por Chris Ostrowski, Managing Director del Digital Monetary Institute (DMI), que junto con Algorand, actuaron como los principales socios de la discusión virtual. El DMI se lanzó el 5 de mayo como parte del Foro Oficial de Instituciones Monetarias y Financieras (OMFIF), el grupo de expertos de banca central mundial.

¿Qué se discutió?

La mesa redonda, se centró en gran medida en cómo las cadenas de bloques públicas, pueden acelerar la digitalización del dinero y ayudar a las CBDC.

Pietro Grassano, de Algorand, sugirió que la red blockchain que representa, podría usarse tanto en el sector privado como en el público, y enfatizó que, asumiendo la existencia de un debate, Algorand prefirió mantenerse neutral y satisfacer la demanda de ambos mercados.

Dijo que si bien las cadenas de bloques públicas no son adecuadas para la emisión de CBDC, el proceso de implementación de éste, requiere una infraestructura de múltiples capas, parte de la cual debe ser pública, lo que deja espacio para la implementación de redes abiertas como Algorand. Grassano argumenta que no es necesariamente correcto respaldar la lógica en blanco y negro cuando se trata de cadenas de bloques públicas y privadas, ya que cada tipo de tecnología, puede encontrar su lugar en grandes infraestructuras que involucran a múltiples partes.

Las cadenas de bloques públicas, ya se han utilizado con éxito para las monedas estables, lo que inspiró a los bancos centrales a probar el concepto CBDC y preparar la infraestructura para su posible emisión. Para Grassano, las CBDC y las monedas estables, pueden coexistir, ya que brindan muchas de las mismas funcionalidades, aunque operan de manera diferente.

Algorand está participando actualmente en varias pruebas iniciadas por los bancos centrales, para evaluar la viabilidad de las CBDC minoristas y mayoristas. Hoy en día, las iniciativas de CBDC se están expandiendo rápidamente a medida que la adopción de blockchain para varios casos de uso de servicios financieros, está ejerciendo presión sobre los gobiernos y los banqueros centrales para mejorar el sistema monetario.

Algorand habilita instancias privadas en las que los desarrolladores pueden aplicar la tecnología con las características de una cadena de bloques autorizada. Por lo tanto, actualmente es una tecnología ideal para un modelo CBDC híbrido, que se puede construir en una instancia privada de Algorand: una cadena de bloques pública abierta.

Además de los bancos centrales, blockchain puede ser utilizado por instituciones financieras, como bancos de inversión, comerciales y minoristas. Yesika Padilla Yáñez, compartió su experiencia de cómo el Banco Davivienda integró la tecnología en Colombia.

Inicialmente, el banco probó las cadenas de bloques públicas existentes para comprender los beneficios. Si bien adoptó versiones privadas de la tecnología para la gestión de riesgos y otros casos de uso, todavía depende mucho de las cadenas públicas. Curiosamente, los clientes no son del todo conscientes de que el banco está aprovechando blockchain, debido a su complejidad, pero el Banco Davivienda, es transparente y se asegura de responder todas las preguntas relacionadas con blockchain.

Cada vez más instituciones financieras están adoptando la tecnología de contabilidad distribuida, a pesar de cierta publicidad negativa en torno a Bitcoin y otras criptomonedas descentralizadas.

Hugh Macmillen, de Instimatch, no cree que exista el riesgo de que la publicidad negativa potencial sobre Bitcoin pueda afectar la adopción de blockchain en las instituciones financieras. En el caso de Instimatch, una plataforma de gestión de efectivo dirigida a instituciones, el entorno altamente regulado en Suiza, no deja espacio para tales riesgos.

A diferencia del Banco Davivienda, Instimatch, se basa en una cadena de bloques privada. La compañía se asoció recientemente con la startup suiza, de fintech FQX, para desarrollar eNotes, que representan una herramienta disruptiva de financiamiento y pago a corto plazo. Instimatch solía ofrecer negociación de depósitos en efectivo no garantizados dentro de una extensa red de bancos, administradores de activos, compañías de seguros, corporaciones, contrapartes del sector público y otros. Con la tecnología de FQX, la compañía ahora proporciona esta nueva forma de pagarés electrónicos, que son verificados y asegurados por Swisscom y SwissPost en su blockchain privada, de grado bancario.

En pocas palabras, un eNote es una promesa de pagar una cantidad específica a otra parte, en una fecha futura predeterminada o en un momento específico después de la vista. Este producto financiero puede venderse y/o transferirse fácilmente a terceros. Hugh Macmillen dijo que el régimen de cumplimiento aplicable a las notas electrónicas, está reconocido en más de 165 países, y enfatizó una vez más que pase lo que pase en el mundo de las criptomonedas, las instituciones financieras continuarán usando blockchain.


Este artículo ha sido escrito originalmente por Algorand en el  «Community Blog» de Algorand y traducido por AlgoLatam.

Original Article: https://www.algorand.com/resources/blog/dlt-and-the-future-of-public-blockchains

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.