Algorand: un nuevo paradigma multipropósito que sigue desarrollándose

Muchas veces cuando hablamos de tecnología blockchain, se confunden varios conceptos por la complejidad misma de la materia. La red Algorand se está convirtiendo en una plataforma blockchain multipropósito que facilita el despliegue de aplicaciones interesantes, más allá de las criptomonedas y que continúa desarrollándose.

Las criptomonedas: el origen de todo

La tecnología blockchain ve sus primeros bocetos en realidad por la década de 1990, en donde ya se contemplaba la posibilidad de establecer una red descentralizada que rememorara los conceptos originales con los que fue ideado internet, y que luego con el paso de los años, fue centralizando cada vez más, quedando bajo control completo de pocas organizaciones poderosas en todo el mundo.

Por aquellos años era imposible llevar adelante tal proyecto, dado que la tecnología necesaria para establecerlo, aún no se encontraba desarrollada. Con el correr del tiempo, hacia el año 2008, nace Bitcoin, con la idea de ser una “moneda electrónica”. Este gran hito dio lugar a su tecnología de fondo: la primera red blockchain. Si bien en un principio y hasta hace no mucho tiempo, este tipo de redes solo fueron el sustento de las criptomonedas, en la actualidad su potencial es mucho mayor.

Es por esto que las criptomonedas se convirtieron en la punta de un iceberg que esconde un potencial enorme, el cual radica en su tecnología subyacente, es decir, en lo que está detrás y no se ve, que es ni más ni menos que blockchain, verdaderas redes descentralizadas que pueden ser aprovechadas para múltiples propósitos, gracias a su seguridad y escalabilidad sin iguales.

Las “nuevas generaciones”

En informática, los procesos se han incrementado rápidamente, por eso es que aunque ha pasado tan poco tiempo del surgimiento de las primeras redes, ya se puede hablar de nuevas generaciones. Este tipo de redes, lo que intentan es solucionar los baches existentes en los primeros protocolos, con el fin de mejorar la tecnología de base para que pueda ser implementada en otro tipo de proyectos, y de esta manera, contribuir a nuevos desarrollos.

El primer gran problema de blockchain es el llamado “trilema”, es decir una problemática triple, según la cual, una red no podía ser: descentralizada, escalable y segura a la vez. Los primeros avances en la cuestión describen que solo se podía hacer uso de dos características a la vez, teniendo siempre que sacrificar una. Este asunto fue el que despertó la atención del criptógrafo Silvio Micali al idear Algorand, con el objetivo de solucionarlo y poder traer al mundo una red robusta.

Luego de un arduo trabajo, Micali logró sentar las bases, resolviendo el famoso trilema, y es allí donde nace Algorand, una red que mediante su protocolo, puede ser escalable, descentralizada y segura a la vez, dando lugar a un nuevo paradigma en el universo blockchain, en donde gracias a ello, rápidamente comenzaron a verse proyectos desplegados sobre su plataforma que se nutren de sus características.

Las bondades de Algorand

Algorand se diseñó desde sus cimientos para ser una red inclusiva, utilizable por personas en todo el mundo y amigable con el medio ambiente, es por eso que en lo primero que se pensó fue en diseñar un nuevo protocolo que resultara más justo y equitativo a la hora de realizar el consenso de red. Por ello, nace la “prueba de participación pura”, en la cual no se utiliza la llamada “minería”, que consiste en realizar pruebas de trabajo mediante ordenadores para resolver complicados acertijos criptográficos.

Por el contrario, mediante la “prueba de participación pura”, el consenso de red se realiza por medio de comités elegidos al azar entre los miembros de la red, y estos son los que toman las decisiones para validar bloques y transacciones. De esta manera, se da una mayor inclusividad, dado que no es necesario invertir en costosos equipos, ofreciendo mayor posibilidades a todos los usuarios, algo que además, le ha valido el galardón de blockchain “Carbono neutral”, ya que esta práctica es amigable con el medio ambiente.

Esta red cuenta con su propio token para realizar transacciones, denominado “ALGO”, el cual en términos financieros goza de “buena salud”, manteniendo un crecimiento constante, pero sin sobresaltos, ni grandes caídas. El pilar fundamental de Algorand subyace en sus contratos inteligentes de última generación, los cuales pueden ser utilizados para múltiples fines. Por otro lado, los costos operativos de esta red son verdaderamente ínfimos y cuenta con una velocidad muy alta, además de un gran nivel de seguridad que permite el ascenso, junto a los proyectos que se desarrollan sobre su plataforma, los cuales aprovechan todas estas características.

Conclusión final

Desde el surgimiento de las primeras blockchain para ser solo el sustento de criptomonedas hasta la fecha, se han dado grandes desarrollos para esta increíble tecnología. Algorand comienza el nuevo paradigma, al desarrollar una red de nueva generación que puede ser aprovechada para múltiples propósitos, estando dotada de grandes características que permiten la escalabilidad, descentralización y seguridad necesaria, que es aprovechada por los proyectos que se despliegan sobre su plataforma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.