Algorand: bienvenidos a la Web3

Una inmersión profunda en el futuro de Internet y sus múltiples posibilidades gracias a las nuevas tecnologías.

Introducción

Después de haber pasado la mayor parte de mi carrera en el marketing de productos y servicios de tecnología, mi viaje a Jumeirah, Dubái, como parte de la delegación de Sri Lanka que asistió al evento Decipher 2022, me pareció un vistazo al futuro.

Un futuro moldeado por tecnologías web de tercera generación que logran una adopción masiva. Las perspectivas eran emocionantes por decir lo menos. No solo para mí, como comercializador de tecnología, sino para todos los futuros usuarios de Internet y, en particular, para la industria tecnológica de Sri Lanka, considerando la oportunidad que presenta la web 3.0 para transformar verdaderamente la economía nacional.

¿Qué es exactamente la Web 3.0?

La Web 1.0 fue la primera iteración de Internet, en toda su gloria de conexión de acceso telefónico, texto pesado y carga eterna. Simplemente, la forma en que los millennials nacidos en los 90 recuerdan Internet de su infancia. Esta forma de Internet es la menos importante para mi historia.

Web 2.0 es el término general colectivo para Internet tal como lo conocemos hoy. Si bien las opiniones pueden diferir, en mi opinión, el fenómeno web 2.0 se basa en algunas creencias fundamentales sobre Internet, sus usuarios y la naturaleza de las interacciones entre ellos y la red.

Incluye contenido dinámico que responde a la entrada del usuario (como consultas de búsqueda), interfaces de programación de aplicaciones (API) que permitieron la comunicación entre aplicaciones, uso propio, plataformas interpersonales como blogs y redes sociales, y posibilidades de computación en la nube como SaaS, son todos los resultados de creencias fundacionales asociadas a la web 2.0.

La Web 3.0, por otro lado, es posiblemente el tema más actual en tecnología. Respaldada por un tema general de descentralización, la tercera iteración de Internet promete ser una forma semántica de la web en la que los datos se almacenan y procesan utilizando tecnologías de registros distribuidos.

Si bien las perspectivas del procesamiento de datos respaldado por la tecnología blockchain y un Internet con la capacidad de reconocer, así como también, responder al lenguaje natural suenan increíblemente prometedoras, mi creencia personal es que la Web 3.0 es la culminación y el colectivo de muchas corrientes independientes de tecnología.

Para ilustrar el panorama, la Web 3.0 revelará casos de uso aptos para avances de última generación en inteligencia artificial, aprendizaje automático, realidad virtual e Internet de las cosas, mostrando el verdadero potencial de cada avance tecnológico en la forma más potente para el consumo general de los usuarios en el ámbito personal, empresas y escala administrativa.

Volvamos a Decipher 2022, el evento de la comunidad de Algorand que se llevó a cabo recientemente en Dubái. Algorand es un protocolo blockchain de dos niveles, fundado en 2017 por el profesor Silvio Micali del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Para cualquier persona familiarizada con la industria, se sabe que Algorand es una prometedora solución descentralizada, carbono negativo, de alta velocidad y de bajo costo.

Para los no iniciados, blockchain es una tecnología de base de datos distribuida y descentralizada capaz de registrar, almacenar o transferir datos de forma segura e inmutable entre usuarios (peer-to-peer), sin un soporte central del costo de la confianza.

En pocas palabras, la tecnología blockchain es la base sobre la que se desarrollan las criptomonedas, los tokens no fungibles (NFT) y los metaversos. En este esquema de cosas, Algorand es un competidor clave en la competencia entre redes blockchain, emergiendo como la cara del mundo futuro en el que Internet ha completado su transición a la Web 3.0.
Si la competencia para descubrir el Google de la Web 3.0 continúa, Algorand está firmemente en la carrera.

¿Por qué debería importarnos?

Comprender por qué todo esto es importante para nosotros en Sri Lanka, especialmente en este momento difícil, requiere una breve investigación histórica de la industria tecnológica nacional.

A partir de 2019/2020, la industria de TI-BPM de Sri Lanka generó US$ 1500 millones en ingresos, un crecimiento del 108% durante el período entre 2013 y 2019, y una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 13%. Con más de 600 empresas de TIC y más de 80 empresas de BPM, la industria es la cuarta fuente de divisas más grande del país y posiblemente ha sido la industria más resistente en los últimos años.

Con la economía local cambiando su enfoque hacia los servicios, también es importante tener en cuenta que la industria de TI-BPM representa el 30% de los ingresos por exportación de servicios y el 12% de las entradas de divisas relacionadas con servicios en Sri Lanka.

Además, más de 88 000 personas de Sri Lanka están empleadas en la industria de TI y otras 25.000 en el segmento de la industria de BPM; con un total de más de 113.000 de los 8 millones de fuerza laboral total de Sri Lanka empleados por la industria de TI-BPM.

Finalmente, los trabajadores de la industria de TI-BPM ganan cómodamente por encima de la tasa de pago promedio en el mercado local, registrando una de las tasas de ingresos per cápita más altas en comparación con todas las industrias.

El impacto transformador que la tecnología como industria ha tenido en la economía y la mano de obra de Sri Lanka, es claramente evidente al considerar los hechos. Lo que también debe reconocerse es que muchos de los operadores de la industria líderes en el mercado, incluidos los blue-chips de herencia local del calibre de Virtusa y WSO2, así como corporaciones multinacionales como HCL, son todos participantes exitosos de la industria tecnológica global de US$ 3.3 billones, que surgió de la adopción generalizada de tecnologías Web 2.0.

La conclusión es que Sri Lanka se transformó con el surgimiento de la industria en la era de la Web2, y ahora nos enfrentamos al potencial para capitalizar la oportunidad de la Web3.

¿Cómo es esa oportunidad?

El propósito de la delegación de Sri Lanka que asistió a Decipher 2022, se basó por completo en comprender cómo se ve la oportunidad de la web 3.0 para Sri Lanka y la región. Nuestra delegación incluía un equipo multifacético, la sensación de la música pop del sur de Asia “Yohani”, el empresario y ejecutivo de entretenimiento Dilanjan Seneviratne, el defensor de blockchain Sanjay Mendis, el comercializador digital Cleona Mark, el estratega de marca Banura Sooriyapperuma y yo mismo en calidad de comercializador de tecnología con interés. en el potencial para la exploración del sector privado de la industria Web 3.0.

En el evento, Algorand demostró una impresionante cohorte de estudios de casos para ilustrar el verdadero potencial, no solo del ecosistema de Algorand, sino también del panorama más amplio de la Web 3.0. Entre las historias de éxito que se presentaron, algunas realmente se destacaron para mí en consideración de los paralelos que se pueden establecer con Sri Lanka y la aplicabilidad al contexto empresarial local.

NFTVerse, un proyecto NFT fundado por Neel Kamal, un arquitecto de sistemas con sede en India, es un ejemplo de ello. La plataforma NFTVerse cierra la brecha entre la Web 2.0 y la Web 3.0 en términos de interfaz, infraestructura de pago, así como también, tokenización de activos.

Las historias de transición a la Web 3.0 de Napster y LimeWire, también fueron de interés puramente desde la perspectiva de comprender el potencial de las marcas heredadas para navegar por su valor mantenido desde la era de la Web 2.0 a la Web 3.0, mediante la innovación a nivel de sus modelos comerciales y la modernización de sus tecnologías centrales.

Dequency fue otro proyecto de interés, dado su posicionamiento único como plataforma para que músicos y artistas visuales se conecten o colaboren mediante NFTs y los resultados del metaverso en mente. Muchos otros proyectos fueron de gran interés y fortalecieron el caso de Algorand como un socio potencial de blockchain para proyectos futuros que surjan de Sri Lanka a escala empresarial y soberana.

Algorand también lanzó su operación india, AlgoBharat, en Decipher, acercando la oportunidad a casa. AlgoBharat está dirigido por Anil Kakani y Nikhil Varma, quienes fueron elegidos como socios para cualquier proyecto que se construya en Sri Lanka con el potencial de asociarse con el vibrante ecosistema de Algorand.

¿Cómo participará exactamente Sri Lanka en la oportunidad de la Web 3.0?

Desde mi punto de vista, la oportunidad inmediata de la Web 3.0 para Sri Lanka progresará a lo largo de seis grandes verticales comerciales: turismo; entretenimiento, música y arte; bienes raíces; sector público; TI-BPM; y banca, servicios financieros y seguros.

La tokenización de los activos del mundo real tendrá el mayor potencial para muchas industrias, incluidas el turismo, el entretenimiento, los bienes raíces y el sector público. Si se hace bien, estas industrias atraerán inversión extranjera en forma de emisiones de tokens. Es importante destacar que la tokenización es viable dentro del entorno regulatorio actual, un aspecto que se presta al potencial de tales proyectos.

Por otro lado, el desafío para los fundadores y las empresas involucradas en la tokenización será mantener el ritmo de las economías digitales avanzadas, aprovechando la ventaja de ser los primeros en moverse.

La claridad regulatoria y el liderazgo con visión de futuro a nivel de políticas serán fundamentales para la industria bancaria y financiera. La liberalización de los protocolos financieros descentralizados y el comercio de criptomonedas, estarán entre las principales preocupaciones de las empresas que tengan la intención de participar en las industrias de servicios financieros.

La concientización y la educación son fundamentales para la transformación de la industria de TI-BPM hacia la creación de competencias web 3.0. La preparación de las organizaciones existentes en este espacio de la industria se pondrá a prueba en los próximos años, y la exploración productiva generará recompensas lucrativas.

En estos términos, los próximos años serán decisivos para que Sri Lanka encuentre su lugar en la próxima era de la web 3.0. La responsabilidad colectiva recae en los reguladores, las empresas y el grupo de talentos para impulsar el progreso y mantener el ritmo de la industria global.

El escritor es un comercializador de tecnología y consultor de negocios con más de 12 años de experiencia en la industria, interactuando con los mejores bluechips locales y regionales. Es un ávido investigador, así como también, escritor de temas de tecnología emergente que incluyen web 3.0, blockchain y criptomonedas.


Este artículo ha sido escrito originalmente por Dilshan Senaratne, publicado en https://www.themorning.lk y traducido por AlgoLatam.

Original Article: https://www.themorning.lk/articles/zLkCxfcXwL378TEEjqJQ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.